Abogado de Abuso de Menores en San Diego

Los sobrevivientes de abuso infantil pueden tener cicatrices físicas y emocionales con ellos durante toda su vida. En California, el Condado de San Diego reporta más de 70.000 casos de abuso de niños cada año, de acuerdo a la portada de Home Start, una organización no lucrativa dedicada a la prevención del abuso infantil.

Si usted o su hijo han sido víctimas de abuso infantil, la ayuda está disponible a través de varias agencias estatales y privadas, y su hijo podría tener derecho a una acción civil contra la parte negligente o culpable.

¿Cuáles son los tipos de maltrato infantil?

Los niños son abusados de muchas maneras diferentes, y las señales de abuso infantil también varían. Si usted tiene o cuida a un niño, debe estar atento a las señales comunes de abuso.

Negligencia: La negligencia infantil es una de las formas más comunes de abuso. La negligencia consiste en no prever las necesidades básicas de un niño, como la alimentación, la higiene, la vivienda o la supervisión. Un niño que se descuida puede aparecer sucio o usar ropa rota o mal ajustada. El niño podría  estar a solas con frecuencia o faltar a la escuela fruentemente.

Abuso emocional: Los niños son sensibles a los estados de ánimo de los adultos que los rodean. A un niño que es abusado emocionalmente se le grita con frecuencia o es menospreciado. El abuso emocional también se produce cuando un niño es testigo de abuso, como el abuso doméstico entre los padres o el maltrato de la mascota de la familia.

Un niño que sufre de abuso emocional puede estar ansioso o parecer alejado. Él o ella puede tener estados de ánimo extremos, que van desde estar muy enojado y agresivo a ser muy pasivo y sumiso. El niño podría regresar a comportamiento infantil que no es adecuado para su edad.

Abuso Físico: Las personas que maltratan físicamente a los niños, a menudo lo hacen en un intento de “disciplinar” al niño. Sin embargo, la disciplina se convierte en abuso cuando es excesiva, inapropiada para la edad del niño o inusualmente cruel. Las personas que son físicamente abusivas tienden a lesionar al niño cuando están enojadas, y no intentando disciplinarlo de manera controlada. El abuso puede ser impredecible, y el niño a menudo se queda en un estado de miedo constante.

Los niños que han sido abusados ​​físicamente pueden huir al ser tocados o generalmente tienen una actitud temerosa. Pueden tener moretones y heridas visibles, o el abusador puede ocultar sus heridas con la ropa. Algunas lesiones visibles podrían dejar marcas de la mano o de un cinturón, y el niño puede inventar excusas para explicar las lesiones. Así mismo, el abusador puede decir que el niño es torpe o propenso a los accidentes, a fin de sufragar la sospecha.

Abuso Sexual: El abuso sexual no se denuncia porque el niño puede sentirse avergonzado y culpable por lo que ha ocurrido. El abusador puede haber amenazado al niño o la familia del niño si él o ella reporta el abuso. Como resultado, muchos de los sobrevivientes de abuso sexual nunca lo reportan hasta que son adultos.

Un niño que ha sido abusado sexualmente puede ser inapropiadamente conocedor de la conducta sexual. Además, puede ser excesivamente tímido cuando se cambia de ropa, cuando está en un vestidor, o cuando usa el baño. Si un niño le tiene miedo inexplicable o excesivo a una determinada persona, podría  estar tratando de evitar estar a solas con su agresor.

¿Quiénes son los perpetradores comunes de abuso de menores?

Posibles abusadores no se limitan a ciertos grupos de personas. Pero los padres que sospechan abuso deben observar a aquellas personas que tienen contacto regular con sus hijos. Esto incluye niñeras; guarderías y proveedores de atención preescolar; maestros; personal de campo; un empleador si el niño trabaja; e incluso vecinos u otros familiares. La policía puede ayudarle a identificar al culpable si usted no está seguro. Un psicólogo infantil también puede ser útil para hablar con los niños.

¿Qué debo hacer si sospecho que un niño está siendo abusado?

Si un niño está en peligro inmediato, llame al 911. Si está seguro de que un niño ha sido víctima de abuso, póngase en contacto con el Departamento de Policía de San Diego directamente al (619) 531-2000 o al (858) 484 a 3154. Si tiene sospechas de la situación de un niño y cree que deber ser investigado, póngase en contacto con el Servicios de Protección Infantil de San Diego a la línea de Abuso Infantil en el (858) 560-2191 o (800) 344-6000. Servicios Sociales investigarán el informe y se aseguraran de que el niño sea protegido.

Después de que el niño está fuera de peligro, el niño o los padres del niño podrían tener derecho a reclamar pago por los daños a abusador del niño. Los abogados de Hiden, Rott y Oertle, LLP ayudaran a las víctimas de abuso infantil y a sus familias para que se haga justicia en contra de la persona o entidad que causó o facilitó el abuso. Llame al (619) 324-5438 o visite nuestra página de contacto en línea para hablar con uno de nuestros abogados y para programar una consulta inicial gratuita.

This post is also available in: Inglés